Oda a unas flores amarillas

ODA A UNAS FLORES AMARILLAS (Pablo Neruda)

Contra el azul moviendo sus azules,

el mar, y contra el cielo,

unas flores amarillas.

 

Octubre llega.

 

Y aunque sea

tan importante el mar desarrollando

su mito, su misión, su levadura,

estalla

sobre la arena el oro

de una sola

planta amarilla

y se amarran

tus ojos

a la tierra,

huyen del magno mar y sus latidos.

 

Polvo somos, seremos.

Ni aire, ni fuego, ni agua

sino tierra,

sólo tierra

seremos

y tal vez

unas flores amarillas.

                                     flores amarillas