OPRESORES Y OPRIMIDOS

Cuando una persona tiene dominio sobre otra persona, o cuando es una sociedad la que tiene dominio sobre otra sociedad, las reacciones psicológicas de los actores de tal circunstancia entre humanos dominados y dominadores, son, naturalmente consecuentes, tienen relación con la circunstancia social que viven. El dominador se siente invencible y el dominado se siente impotente. La repetición en el tiempo de esa relación en que uno siempre vence y el otro siempre pierde se marca en la psicología de tales actores sociales.

El sometido se siente menos apto, llega a creer que el sometedor es, por naturaleza, superior; el sometedor acumula victorias y llega  a creer que él es naturalmente superior, se siente y se cree destinado por la naturaleza a aprovecharse del sometido. Éste, el sometido, acepta que es así, se somete con resignación, diríamos que hasta con convicción; se imagina que es menos apto, que su cuerpo es de menor calidad, piensa que el sometedor es más fuerte físicamente, más inteligente y más sensible a las emociones artísticas, termina convenciéndose de que es natural y hasta bueno que sea siempre el otro el ganador. Tan convencido está el sometido de que las cosas deben de ser así, de que ésa es la realidad, que si alguien llega a poner en duda la superioridad del sometedor es capaz de indignarse, renegar, protestar, hace esfuerzos por demostrar que el sometedor es superior, y hasta luchar y arriesgar su propia vida para dejar demostrado que él mismo es inferior. En este juego de humanos el sometido se atribuye a sí mismo rasgos personales negativos: deshonestidad, simpleza, subnormalidad y fealdad, y al mismo tiempo atribuye a su sometedor los rasgos contrarios: honestidad, inteligencia y belleza.

En la gran variedad que presenta la sociedad humana, ¿quiénes pueden concretamente ser los actores de este drama?

– ¿Los hombres y las mujeres?

– ¿Los habitantes del mundo blanco y los aborígenes de otras regiones del mundo?

– ¿Los dueños de las empresas transnacionales y los trabajadores?

– ¿Los “puros” de sangre y los mestizos?

– ¿Los ricos y los pobres?

– ¿Los dueños de las pequeñas empresas y sus empleados?

– ¿Papá y mamá por un lado y los hijos por el otro?

– ¿El director de un pequeño grupo cualquiera y el resto del grupo?

He encontrado en un blog esta frase: “La opresión se manifiesta en los hechos más simples y cotidianos de la vida en sociedad, pero especialmente se expresa ante cualquier relación basada en el ejercicio de poder.” (http://argenisvenezuela.blogspot.com/2011/03/psicologia-del-oprimido.html).

Todos los casos citados y hay otros, corresponden a la psicología de opresores y oprimidos, y aunque no es lo mismo el predominio del varón sobre la mujer en las sociedades machistas, que el predominio que tiene el dueño de la transnacional sobre sus empleados, y que tampoco es lo mismo el predominio que tiene el hombre blanco sobre el negro (depende del país), ni el poseen los padres sobre sus hijos; aunque hay diferencias, en todos los casos las actitudes, creencias, ideas, sentimientos, suposiciones, tanto del vencedor como del vencido se resumen siempre de una manera: el vencedor es mejor que el perdedor.

El desprecio contra las mujeres en las sociedades machistas (parece que algunas que son menos machistas que otras) es una de las formas de relación opresor-oprimido. En opinión científica de Simone de Beavoir, el predominio del varón sobre la mujer ha existido desde la antigüedad. Pero ella misma es un momento muy importante en la historia de la emancipación femenina. La sociedad humana ha desarrollado de modo permanente y lo sigue haciendo: la naturaleza humana es su cultura, y la cultura humana se dirige hacia la igualdad.

 

Sara Diez

 

En este caso presentamos a una mujer mexicana: Sara Diez –de unos 40 años de edad en este momento-, que se casó pensando que ella misma cambiaría su manera de sentir y pensar para adaptar así su propia persona al autoritarismo que mostraba el hombre al que amaba, el que por entonces era su novio y que después se convirtió en su esposo. Sara cuenta a través de video -que se puede encontrar también en youtube: ‘Testimonio: Violencia económica y patrimonial’-, cómo fueron su noviazgo y matrimonio, y al fin el divorcio que ella decidió porque asumió que el comportamiento abusivo de él era insoportable. Lo particular de Sara Diez es que después de su decepción amorosa se convirtió en activista a favor de la emancipación femenina. Sara dice: “Empecé a escribir (…) a compartir mi experiencia (…) muchas mujeres de muchos países me escriben”.

Invitamos a los lectores que visiten los blogs de Sara: http://www.crisalidaunaesperanzaperenne.blogspot.com/ y http://www.crisalidaperenne.com/, además de otras publicaciones suyas y un muro en Facebook: ‘crisalidaperenne’. En ellos se puede encontrar mucha información, desde frases “que no te das cuenta” que son violentas y que ocultan que “es violencia lo que estás viviendo”, hasta videos acerca de casos extremos de violencia masculina, pasando por artículos acerca de cómo hacer que los hijos salgan de esa cultura de violencia. Algunos títulos:

  • ¡Atrévete… Transfórmate en una mujer segura en sólo 15 pasos!
  • Guía para la futura ex-esposa.
  • Amor no es violencia.
  • Prevención de noviazgos violentos (Ya te avisa y te da señales).
  • 11 primitivas reglas para ser una “esposa perfecta”.
  • Chistes sobre mujeres. ¿Misoginia disfrazada de humor?

logo crisálida

Sara incluye noticias de actualidad y una lista de películas recomendables y música.

Sara Diez es una mujer de carne y hueso como usted, querida, querido y amable lector de este blog de psicología, de carne y hueso como usted y yo.

(Nada más que hay que tomar en cuenta que la flecha de la violencia no siempre va contra la mujer, algunas veces va desde la mujer en contra del hombre. Vivimos en una cultura violenta, todavía.)

Termino presentando citas textuales de Simone de Beauvoir extraídas del internet:

“Toda opresión crea un estado de guerra”.

“Cuando un individuo se mantiene en situación de inferioridad, el hecho es que se vuelve inferior”.

“El esclavo que obedece escoge obedecer.”

“El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres”.

“La naturaleza del hombre es malvada. Su bondad es cultura adquirida.”

“Mediante el trabajo ha sido como la mujer ha podido franquear la distancia que la separa del hombre. El trabajo es lo único que puede garantizarle una libertad completa”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s