EDUCACIÓN PARA TODOS

EDUCACIÓN PARA TODOS

          He leído unos pocos artículos acerca de la educación formal (la que se trabaja en escuela primaria, en secundaria y en los centros superiores) y he visto que hay todo tipo de sugerencias para mejorar el nivel de aprendizaje de los estudiantes. He querido hacer mi sugerencia pero me he quedado hueco, no sabía qué decir y ahora no sé qué proponer. Así que hago una reseña –bastante copiona- de lo que dice la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) a través del “Informe de Seguimiento de la EPT [educación para todos] en el Mundo, 2013-2014, edición titulada “Enseñanza y aprendizaje: lograr la calidad para todos” (unesdoc.unesco.org/images/0022/002256/225654s.pdf):

    Más estudia la gente (especialmente los niños) de un país, más se reduce la pobreza de ese país. Hay más y mejor empleo, hay más prosperidad económica. Y hay más probabilidad de mejorar la salud de la población en general; y aumenta la comprensión de las ventajas del sistema democrático y la participación de los ciudadanos en la vida política; estimula la actitud de protección al ambiente; favorece el empoderamiento de la mujer.
Hay 650 millones de niños en edad escolar en el mundo, de ellos al menos 250 millones no están aprendiendo exitosamente las nociones básicas de la lectura y la aritmética, no han alcanzado los niveles mínimos de aprendizaje considerados suficientes, son incapaces de comprender una oración sencilla.
Evidentemente hay diferencias entre la capacidad para leer que tienen los niños de Estados Unidos, Canadá y Europa Occidental, donde el 96% alcanza niveles “mínimos” exigibles de lectura frente a un tercio (33%) de los niños de Asia del Sur y Occidental que alcanzan esos niveles, y a 2/5 (20%) de los niños ubicados al Sur del Sahara en África.
Conclusión: Hay que hacer de la educación una prioridad nacional. Se deben exponer objetivos estableciendo niveles de referencia.
Cuatro Estrategias:
1. Escoger a los docentes más apropiados y a los más motivados, para elevar el rendimiento y el prestigio de los docentes, porque en algunos países se considera a la docencia una profesión de segunda clase.
2. Mejorar la formación de los docentes.
3. Disponer de docentes donde más sea necesaria su presencia.
4. Ofrecer los incentivos más apropiados para conservar a los mejores docentes. Los sueldos son uno de los mejores factores que motivan a los profesores, les atraen a la profesión y les conservan en el puesto. Una baja remuneración puede menoscabar la moral de los educadores y llevarles a otras carreras.
       “En 39 países, entre 1995 y 2005 un incremento del 15% de la paga aumentó el rendimiento de los alumnos entre un 6% y un 8%”.
      “Cuando los maestros y profesores ganan menos que los trabajadores de otros sectores comparables, no es muy probable que los mejores estudiantes se dediquen a la docencia, mientras que lo es, en cambio, que los docentes la abandonen o se desmotiven”.
       En África Occidental los docentes interinos representan la mitad del cuerpo docente (año 2000).
    “Los países cuyos estudiantes obtienen buenos resultados del aprendizaje necesitan que los futuros docentes reciban capacitación práctica en las aulas antes de comenzar a enseñar.”
      En Pakistán un niño de escuela privada obtiene mejores resultados que un alumno medio del tercio superior del alumnado de las instituciones públicas.
      Se recomiendan no sólo competencias básicas, lectura y aritmética, sino también “transferibles”: pensamiento crítico, resolución de problemas, acciones de promoción y solución de conflictos.
       Hay que liberar el potencial de los maestros para superar la crisis del aprendizaje.
       Las 10 reformas más importantes que los responsables de la formulación de políticas deberían introducir:
1. Atender la falta de docentes.
2. Atraer a la enseñanza a los mejores candidatos.
3. Formar docentes.
4. Que los formadores de docentes tengan conocimientos y experiencia de lo que son los problemas reales de la enseñanza en el aula y el modo de afrontarlos.
5. Destinar a los docentes adonde más se los necesite.
6. Ofrecer una carrera y una remuneración competitivas para retener a los mejores docentes.
7. Mejorar la gestión de los docentes para obtener la mayor repercusión. Evitar el mal comportamiento de los docentes: ausentismo, dar clases particulares a los alumnos y violencia sexista.
8. Proporcionar a los docentes planes de estudio innovadores para mejorar el aprendizaje.
9. Fomentar las evaluaciones en las aulas para ayudar a los docentes a reconocer cuáles son los alumnos que corren el riesgo de no aprender y prestarles apoyo.
10. Proporcionar mejor información sobre los docentes capacitados: tener estadísticas, según sexo, grupo étnico o discapacidad y niveles de educación.”

             Aquí finaliza la reseña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s